Blog de hugovaleroeldiadeloslocos

Lo que se me ocurre

Noticias y comentarios personales

NUEVA EDICIÓN DE "LA MUJER DE LA MALA SUERTE"

Escrito por hugovaleroeldiadeloslocos 18-05-2016 en libros. Comentarios (0)

En el año 2.012 publiqué "La mujer de la mala suerte" con una editorial de cuyo nombre no quiero acordarme, a todos los que la leyeron les pido disculpas por la calidad de la edición y el precio. Ahora he recuperado los derechos de la novela y se puede encontrar aquí a un precio razonable
http://www.lulu.com/…/la-mu…/paperback/product-22665095.html.


Mis 1.000€ para ellos

Escrito por hugovaleroeldiadeloslocos 02-05-2016 en Pensamientos al día. Comentarios (0)

Lunes 2 de mayo de 2016. Pongo la radio como cada mañana y escucho en la programación regional que todavía se producen siete desahucios diarios en mi comunidad autónoma :((((((((

Antes de escribir el post pienso en buscar en internet cuántos serán los que se produzcan en España  pero de inmediato abandono la idea, puedo hacer una regla de tres: si en un millón y medio de habitantes siete desahucios al día, en cuarenta millones...prefiero, en beneficio de mi salud emocional, no hacer ese cálculo y hacer otro. Si el estado ha "regalado" cuarenta mil millones a los bancos y somos cuarenta millones de habitantes, hemos puesto mil euros cada uno para ese regalo, incluidas todas aquellas personas que están siendo desahuciadas ya que los impuestos indirectos (IVA, Carburantes, electricidad...) nos graban a todos por igual.

Me pregunto ¿Es imposible que esos bancos, que nos deben la vida, apliquen una moratoria, durante el tiempo necesario, en el pago de la hipoteca a aquellas familias que no pueden hacerle frente? No creo que sea imposible sino justo, no hablo de condonación de deuda, se trata de aplazar el pago o , si acaso, reducirlo a un alquiler mínimo hasta que esas familias recuperen la solvencia económica, y otra cosa más ¿Qué hacen los bancos con las casas de los desahuciados? Nada, cerrarlas y ponerlas en la bolsa de SAREB donde hay cientos de miles de casas vacías  que, lógicamente, no encuentran comprador.

Por desgracia estas medidas serían de lógica social. Los bancos, ante la permisividad de los gobiernos, sólo funcionan mediante la lógica económica, por esa razón propongo que los mil euros con los que "contribuí" obligatoriamente para salvar  a la banca se utilicen para salvar la dignidad de las personas.

En el olimpo de la música

Escrito por hugovaleroeldiadeloslocos 25-04-2016 en libros. Comentarios (0)

Programa: Concierto Emperador y Séptima sinfonía de Beethoven

CAPÍTULO I

 Allá, en las alturas espirituales, donde reina el silencio en contraposición a la fertilidad creadora, el sol ilumina sus cabezas, diferentes de aspecto e idénticas en talento creador. Están sentados  charlando en voz baja, en la pared un cartel reza “sempre PPP”  

-No sé qué le pasa a Ludwig ¿Por qué está de tan mal humor? 

- ¿Por qué va a ser, Wolfgang? Todavía no ha llegado aquí la programación de la Orquesta Sinfónica de Torrevieja y teme no aparecer en ella. 

- Mi querido George Friederich ¿Cómo no va a estar el viejo gruñón en la temporada de cualquier orquesta importante? 

- Eso le digo yo, pero no me hace ningún caso, además ya sabes que el correo aquí es muy selectivo y solo nos llegan los actos más relevantes. Calla, que ya viene. 

- Me sentaré aquí, ya estoy cansado de oír hablar a los rusos alrededor de Piotr, todos menos éste, que ha venido a taparme el sol. ¡Eh grandullón! ¡Rachmaninov! ¿Crees que tus dos metros de alto dejan pasar la luz? ¡¡Sergei!! Y luego van diciendo por ahí que el sordo soy yo. 

- Perdón Herr  Beethoven, observaba  como regresan los… los… 

- Sí, dilo de una vez, los recaderos 

- Y ¿No le parece que gente como Maurice, Claude y sobre todo Camile se merecen algo más de respeto? 

- ¿Qué dices? Wolfgang por favor, dile que hable más alto 

- Creo que será mejor que te vayas Sergei, lo vas a enfadar y no creas que no los respeta, yo  diría que hasta le gusta lo que hacían. Es que después del chasco con su tercera sinfonía y Napoleón, no soporta a los franceses. 

El gigante Rachmaninov se retira con sus compatriotas mientras llega el grupo con noticias, vienen jadeantes tras el camino, pero satisfechos 

-Aquí tiene lo que pidió, dándole un pequeño trozo de papel. 

Beethoven lo mira y poco a poco va poniéndose rojo hasta que estalla dando grandes voces 

-¡Por todas las cuartas tritono y el sistema dodecafónico! ¿Esto es lo que yo te pedí? ¡Malditas sean las guitarras eléctricas y las sonatas inacabadas! Te pedí la programación de la OST ¿Y me traes un papel escrito a mano? Seguro que ha sido idea tuya Claude, con aquello que se te ocurrió de recuperar el sistema modal, te crees que lo sabes todo. ¡Leedme el papel! ¡Presto! ¿Qué pasa, no sabéis leer?...Herr Bach, sería tan amable de leérmelo usted, me he dejado los anteojos. 

-Primer concierto 6 y 9 de Enero con música de sus paisanos los Strauss

- De Richard, bien, y qué tocarán ¿El caballero de la Rosa?¿Así hablaba Zaratrusta? 

- Herr Beethoven temo que no se trata de ese Strauss, me refiero a los otros, a los que componían polkas y valses y también tocarán algunas obras de músicos españoles,  pero le veo Molto Agitato y no le conviene, además,  el segundo concierto, el 20 de febrero, se lo dedican a usted por completo, el Emperador y la séptima sinfonía ¿Estará Allegro Vivo

-Sí, ma non troppo, porque  mis amigos impresionistas no han sido capaces de traer toda la programación ¡Vayan por lo que se han olvidado! ¡Con moto

-Discúlpenos, pero..  ¿No podría mandar a otros? Aunque somos más jóvenes que usted también hemos entrado en años y… 

- ¿Y a quién voy a mandar? ¿A Herr Bramhs, a Wagner para que empiece a discutir con todo el mundo, a Malher que está delicado de salud? 

- No, claro que no, pensábamos en alguien menos importante, encárgueselo a los ingleses. A Elgar le gusta mucho pasear, o, a los italianos… 

- ¡Fuera de mi vista! Y si no volvéis pronto con toda la programación prometo contárselo a Lully y a Berlioz para que os ajusten las cuentas. 

CAPÍTULO II

Aquel era un día maravillosamente horrible, los cielos bramaban con furia pero, como no podía ser de otra manera, todas las tempestades y tormentas que se desarrollaban eran musicales. El día comenzó con la tormenta de verano de” las cuatro estaciones”, continuó con la tormenta de la “sinfonía pastoral”, después aconteció la de Peer Gynt en su retorno a casa, la de la suite del “gran cañón”, la de”Scherezade”, ”Las Hébridas”, “La tempestad di mare”, “Canción de la tormenta”, la tormenta de la Obertura de “Guillermo Tell”, “La tempestad” de Tchaikovsky… así grandes creaciones cubrían de sonido el día. Cualquier persona no haría otra cosa que escuchar, pero ellos, los Dioses del olimpo de la música, eran sordos a tal magnificencia y continuaban con sus quehaceres.

-Verá Herr Bach, creo que si usted junto con algunas personas más, herr Dvorak, herr Tchaykovsky y alguien más que le merezca respeto, en fin, si fueran a hablar con él para que dejara de tratar así a los jóvenes…

-Lo entiendo perfectamente Monsieur Berlioz y le aseguro que lo haremos pero hemos de encontrarlo en un buen momento, mírelo, ahora está jugando a las cartas con Richard Strauss, con ese neurótico de Sibelius y con Bruckner, si lo interrumpimos no conseguiremos nada más que enfadarlo.

-De acuerdo, esperemos y cuando vayan a hablar con él díganle algo que le guste. Ahora recuerdo que algo llamado Google, que no sé lo que es, había organizado un juego para celebrar su cumpleaños y millones de personas lo recordaron ese día, además, él ya sabe que tocará su Concierto Emperador y su Séptima sinfonía el día 20 de febrero a las 19.00 en el auditorio internacional de Torrevieja la Orquesta Sinfónica de Torrevieja.

-Eso es, le hablaremos del Concierto Emperador, aunque siendo el último concierto para piano que escribió tal vez no sea buena idea, me parece que fue en esa época cuando perdió el oído del todo y Napoleón tenía invadida Viena, vaya chasco se llevó con Bonaparte. No sé cómo no lo mataron cuando amenazó a un oficial francés en un café gritándole “Si yo fuera un general y supiera tanto de estrategia como sé de contrapunto ¡Ya les daría algo en qué pensar!” No, quizás sería mejor que le hablásemos de la séptima sinfonía, tuvo mucho éxito cuando la estrenaron en Viena, además lo hicieron en un acto muy emotivo, recaudaban fondos para soldados heridos en el frente y tocó la mejor orquesta posible: Sporh al violín, Dragonetti al contrabajo, Giuliani y Romberg con el violonchelo, Meyerbeer, Moscheles, Hummel …hasta tuvieron que repetir el Allegretto ese día. Le hablaré de ello y luego le plantearé lo del correo, pero, si no van ellos a traer noticias ¿Quién irá? Debemos hacerle una propuesta.

-Pues que vayan Schonberg, Berg, Webber. Ellos son unos amantes de lo nuevo y seguro que les gusta entrar en contacto con el mundo actual, estarán encantados de ir

-El problema es que a ellos no les dirige la palabra, se siente herido porquese les conozca como la Segunda Escuela de Viena, los considera unos impostores y piensa seriamente que no deberían de estar aquí. No creo que se digne a dirigirles la palabra ni tan siquiera para mandarlos a por noticias.

-Pues piense usted en una solución, algunos de los más nuevos, gente con poco peso (dicho con perdón) como Leroy Anderson.

-¿Leroy? ¡A todo el mundo le cae bien Leroy! Ya sabemos cómo era su música, pero a él no lo va a mandar. Tranquilícese Monsieur Berlioz que encontraremos una solución

- ¡Qué difícil es tratar con Beethoven!

CAPÍTULO III

Tras las sucesivas tormentas comenzó a salir el sol sin ningún orden y se alternaron amaneceres, atardeceres y resplandecientes soles entre las nubes. Entonces volvió a sonar música maravillosa: “La mañana” de Peer Gynt, La sexta sinfonía de Beethoven, el “amanecer” de Una noche en el Monte Pelado, el “atardecer” de la Suite del gran cañón…Mientras tanto Bach y Mozart pensaban en la manera de abordar a Beethoven.

-Le digo Herr Bach que va a ser más difícil que sentar en la misma mesa a Mendelsshon, Mahler  y Wagner.

-No exagere Herr Mozart, además tenemos una estrategia: Halagarle su séptima sinfonía que se interpreta el 20 de febrero

-Precisamente de eso quería hablarle a Monsieur Berlioz, hace días me contó Herr Spohr una historia que…por aquí viene, mejor que se la cuente él…. ¡Herr Spohr! ¡Herr Spohr! ¿Sería tan amable de contarnos de nuevo lo que ocurrió en el estreno de la sinfonía?

-¿Cómo no? Será un placer recordar aquel tragicómico momento. La Séptima sinfonía causó una excelente impresión; el maravilloso segundo movimiento tuvo que ser repetido. La interpretación fue absolutamente magistral, a pesar de la dirección de Beethoven, dubitativa, confusa y a veces cómica. Se advertía claramente que el pobre maestro, sordo ya, no percibía los pasajes piano de su propia música. Desgraciadamente esto se hizo muy evidente en cierto momento, hacia la segunda mitad del primer Allegro de la sinfonía. Hay aquí dos pausas, en sucesión muy cercana, la segunda de las cuales antecede a un pianissimo. Beethoven, durante la ejecución, debió olvidar este punto, dado que empezó a marcar nuevamente el tempo antes de que la orquesta hubiera llegado a la segunda pausa. Por tanto, sin que él se diera cuenta, cuando los músicos empezaron de nuevo a tocar, Beethoven ya les llevaba una delantera de diez o doce compases… por lo menos. Dado que el pasaje que figura a continuación de las dos pausas ha de tocarse en pianissimo, Beethoven se había agachado hasta casi ponerse a gatas en el podio para indicar la intensidad de la orquesta. Durante el crescendo subsiguiente, comenzó a enderezarse y, en el momento en que, según su criterio el forte debía empezar, levantó los brazos por los aires dando un salto. Como no se produjo ningún forte miró en torno a si alarmado, clavando con odio su mirada en la orquesta, la cual aún tocaba pianissimo. Sólo comprendió lo sucedido cuando el tan esperado forte comenzó ruidosamente y pudo oírlo sorprendido.

-¡Vaya! Eso nos lo pone complicado de nuevo, no sabemos qué recuerdos vendrán a su mente cuando le saquemos el tema. Lo mismo le satisface y accede, que monta en cólera de nuevo.

-Herr Bach, creo que lo mejor sería que dejásemos a Monsieur Berlioz solucionar el asunto. Si intercedemos es posible que se enfade también con nosotros.

-¡No me haga reír Herr Mozart! Bien sabe que con los únicos que no se enfadará jamás es con nosotros.

-Ya, ya. Pero insisto. Berlioz , con una alternativa preparada, es la mejor opción.

-¡Calle un momento! Se oye una algarabía inusual…Sí, son los recaderos, carteros…encargados de traer noticias, o como quiera llamarles, y debe de haber ocurrido algo porque se dirigen hacia donde está Beethoven con cara de pocos amigos. Me temo que va a estallar otra tormenta.

CAPÍTULO IV

.

Mire cómo venimos! Es la última vez que vamos a traer noticias de la Tierra

-Pero ¿Qué les ha pasado? ¿Qué les ha causado este lamentable estado? Siéntense aquí y repónganse

-¡Repónganse! ¡Repónganse! Son unos blandos y usted, Piotr Ilich, el que más.

-No le hagan caso a Herr Beethoven y tráiganle algún reconstituyente

-Cuidado con traer “L’elisir d’amore” de Verdi o el filtro de amor de “Tristán e Isolda”

-Por favor Herr Mozart, no es momento para bromas. Les debe haber ocurrido algo terrible. Dejémosles respirar y que nos cuenten lo sucedido, adelante Monsieur Saint-Säens.

-Verán… lo que ha ocurrido es, que… ¡Nos han atacado! Ha sido monstruoso, ya habíamos conseguido toda la programación de la Orquesta sinfónica de Torrevieja y atravesábamos “La mer” a bordo de “El Holandés Errante” cuando a la altura de “La gruta de Fingal” hemos sentido el mismo pánico que “Orfeo en los infiernos”.  Se trataba de un ruido ensordecedor proveniente de enormes cajas negras y con cuatro seres inimaginables gobernando a sus tropas, los cuatro jinetes del apocalipsis, se hacían llamar Joey Ramone,  Jimmy Hendrix,  Kurt Cobain y Jim Morrison. Llevaban algo parecido a guitarras que emitían una cantidad de sonido brutal. Detrás había otros dos, rodeados de cientos de timbales, tambores y platillos suspendidos llamados John Bonham y Keith Moon…parecían locos, los golpeaban con furia…

-Tranquilícese Camile, ya ha pasado.

-No, no ha pasado ni pasará jamás. Nadie que los haya escuchado podrá olvidarlos, nosotros nos…no sé cómo decirlo, perdimos la compostura, nuestro cuerpo se movía y no éramos capaces de controlarlo, aquel sonido nos empujaba, nos sacaba de sí y tuvimos que abandonar el barco y lanzarnos al agua para sobrevivir. Ha sido una pesadilla

-Déjese de cuentos que usted no es Hoffmann y deme esa programación.

-¿La programación es lo único que le importa? Casi acaban con nosotros y sigue pidiéndonos la programación.

-Por supuesto, nada hay más importante para mí que la programación de la orquesta ¿La han traído o no?

-La hemos perdido, se mojó cuando caímos al agua y no la recuperamos. Confórmese con saber que tocarán el Concierto Emperador y la séptima sinfonía, los días 17 y 19 de febrero en Cartagena  y Torrevieja. Después, en marzo, llegará el turno de Mozart; es lo único que recuerdo y esté seguro de que no volveremos a ir.

-Sepa que no me hacen ninguna falta, seguro que encuentro a alguien que lo hará mejor que ustedes.

  Beethoven da media vuelta y se aleja del grupo que, todavía, socorre a los compositores franceses. Va pensando en encontrar a quien pueda servirle cuando ve a un grupo que charla animadamente. Se acerca a ellos con su trompetilla en la oreja, no los conoce a todos, algunos hace poco tiempo que han llegado. Son Mister Bersntein, Mister Gershwin y un tercero desconocido. Les saluda con una leve inclinación.

-Herr Beethoven

- Mister Gershwin

- Déjeme que le presente a nuestro compatriota John Cage.

-¿Usted también está aquí? No me lo puedo creer ¿Por sentar a un pianista durante cuatro minutos y treinta y tres segundos delante del piano sin tocar ni una sola nota?¿ O por hacer ruidos con bañeras, cacerolas, regaderas y botellas?

- No se moleste Herr Beethoven, él es un innovador

- Un innovador fue Wagner, no este farsante. Pero no se preocupen tengo la forma de hacer que se gane su estancia con nosotros.

PROGRAMA: Sinfonía 40 y Réquiem de Mozart

CAPÍTULO V

-¿Quiere que vaya a por programas de la temporada de la Orquesta Sinfónica de Torrevieja? ¿Y por qué no me lo pide él? No le voy a morder

-Verá  Mister Cage, Beethoven no está muy convencido de los méritos que usted contrajo para llegar aquí. Le han hablado de piezas donde no se toca, de otras en las que hace ruido con cacerolas… en fin. Han llegado a sus oídos, es una forma de hablar, muchos comentarios poco favorables a usted y prefiere no tener que hablarle.

-Y me envía al mismísimo Mozart de emisario, debe de tenerme en muy alta consideración para haberlo mandado a usted

-Bueno, consideración no creo que le tenga mucha pero dejemos el tema. Vengo yo mismo porque los últimos mensajeros dijeron que la orquesta tocaría mi música en el próximo concierto

-¿Qué les pasó a los últimos mensajeros?

-Nada importante, no eran los apropiados. Como dice Ludwig, siempre andan preocupados por el color, la textura etc

- Y viene Mozart en persona a hablar conmigo

-No me dirá que alguna vez soñó que cuando muriera estaría pululando con todos nosotros, evitando a Beethoven y hablando conmigo

-Tiene razón, haré el encargo gustoso pero creo que deberían modernizarse, este sitio parece de la época de Monteverdi

- Calle por favor que puede oírle

-Perdón, quería decir que están muy anticuados ¿Han oído hablar del teléfono? ¿De la radio y de la televisión? Veo por su cara que no sabe de lo que le hablo, ya le iré contando, además,  Monsieur Boulez,  que acaba de llegar, me habló de un invento que supera todo lo anterior, se llama internet o algo así, y permite acceder a toda la información que se quiera

-¿Información? ¿Para qué quiero yo información? ¿Información de qué?

-De todo. Información, información, quien tiene la información tiene el poder, eso quedó más que demostrado con Nixon. Información sobre todo, cine, deporte, la bolsa, tecnología, los viajes espaciales, los juegos olímpicos…

-Disculpe que le interrumpa Mister Cage, pero créame, uno de los dos se ha vuelto loco y yo no me siento más enajenado de lo habitual. Sin embargo, no tengo ni la más remota idea de lo que me está hablando, pronuncia palabras que ni tan siquiera sé si existen o se las está usted inventando en este mismo instante.

- Escuche Herr Mozart, lo haríamos fácilmente, pondríamos unas antenas en el Olimpo y luego, según Boulez, no harían falta ni cables. Todo por algo que se llama Wifi y cada uno de nosotros con un ordenador conectado a la red…

- Confirmado. Yo tampoco puedo hablar con usted,¡ si al final el sordo va a tener razón! La próxima vez mandaré a alguien más preparado para entender las cosas que dice, algún compatriota suyo o a alguno de los recién llegados, quizás ellos le comprendan. Ahora vaya a por lo que le pedimos y cuando vuelva me entrega el programa de la Orquesta Sinfónica de Torrevieja para lo que queda de temporada o me comunica lo que haya averiguado de manera clara y sin palabras inventadas. 

CAPÍTULO VI

Pasea con las manos entrelazadas a la espalda sujetando la hermosa peluca blanca en una de ellas. A lo lejos divisa a un hombre recostado tomando el sol plácidamente.

-Mister Cage ¿No estaba usted encargado de traer la programación de la Orquesta Sinfónica de Torrevieja?

-¡Herr  Bach! No le había reconocido sin la peluca, parece usted otro.

-Esto de las modas ¿Habrá cosas más absurdas que llevar esta estúpida peluca a todas horas? No se imagina usted el calor que da y lo que se tarda en peinar estos endiablados rizos, ¿Pero sabe una cosa? Se acabó, de ahora en adelante no me la pondré nada más que cuando me apetezca

-¡Bien dicho!

-¿Y de su encargo qué me dice?

-Sí, por supuesto. Tocarán el día diecinueve de marzo música de Mozart. En concreto la Sinfonía 40 y el réquiem con el orfeón Ricardo Lafuente… Después se lo diré a Herr Mozart

- Creo que será mejor que no se lo diga, camúflese por ahí y si le encuentra y no le queda más remedio háblele de la Sinfonía 40, está orgulloso de ella, pero no le mencione el requiem

-¿Cómo que no? Si se trata de una de sus obras emblemáticas, de las más conocidas

-Es una larga historia, no lleva muy bien el no haber podido terminarlo y que luego las partes que hizo su discípulo Süssmayr fueran de las más celebradas. Además lo escribió estando enfermo y con un miedo atroz a la muerte, si no se lo cree piense en la letra de Dies Irae:

Día de ira aquel día
en que los siglos serán reducidos a cenizas,
como profetizó David en la Biblia.
Cuánto terror habrá en el futuro

cuando venga el Juez
a exigirnos cuentas  ¡Rigurosamente!

- La verdad es que impresiona, pero han pasado ya más de doscientos años, imagino que no le afectará todavía

-No estoy muy seguro de eso mister Cage, si usted supiera lo mal que estaba cuando llegó, pasaba los días recitando el Lacrimosa…

Día de lágrimas aquél
en que resurja del polvo
para ser juzgado el hombre reo.
Perdónale pues, Dios

Piadoso Jesús, Señor,
dales el descanso. Amén.

… hasta que llegó al olimpo de enfrente Sigmund Freud y se puso en sus manos.¡ Menos mal! lo tuvo en tratamiento algunas décadas porque estaba muy afectado

-¿Freud?

-Claro, los Olimpos no están muy distantes unos de otros y algunos sus miembros no son hostiles, de todas formas dejemos de hablar de estas cosas y escúcheme. Cuando le pregunte Herr Mozart dígale que me entregó a mí la programación y que no se acuerda de lo que ponía

- No se lo va a creer, yo siempre he tenido una memoria prodigiosa y apenas eran cuatro programas: La sinfonía cuarenta y el Requiem de Mozart el diecinueve de marzo; el triple concierto de Beethoven y la sinfonía Italiana de Mendelsshon el veintitrés de abril; el concierto  para  violín de Mendelsshon y la sinfonía número cinco de Tchaikovsky el veintiuno de mayo; para acabar con la pequeña serenata nocturna y el concierto de clarinete de Mozart  y la serenata para cuerdas de Dvorak ¿Quiere que le diga los nombres de los solistas?

- Por supuesto que no, ni me lo dirá a mí ni a nadie y a Mozart ni una palabra

PROGRAMA: Triple concierto de Beethoven y Sinfonía Italiana de Mendelssohn

CAPÍTULO VII

Se escucha música festiva desde lejos, Bach camina despacio acercándose poco a poco al lugar de dónde proviene el sonido.

-B: Mi querido Felix, debí imaginar que todo esto era cosa suya

-M: Herr Bach, siéntese con nosotros por favor. Ya sabe que siempre me gustó rodearme de grandes intérpretes  ¿Conoce usted a Nicola Paganini? Claro, todo el mundo lo conoce, yo le tengo mucho aprecio, alguna vez vino a tocar a mi casa en el otro mundo

-B: De eso precisamente venía a hablarle

-M: ¿De Paganini? ¿Qué fechoría ha cometido esta vez?

-B: No, de Paganini no. De Italia, de su Sinfonía Italiana. La tocará la Orquesta Sinfónica de Torrevieja el 23 de abril.

-M: ¡Oh, Italia! ¿Sabe usted que la gente siempre creyó que los temas de la sinfonía los había tomado de melodías populares italianas? Pues no fue así, excepto la tarantela del último movimiento nada hay de popular en la obra, aunque, siendo sincero, he de decir que ese ambiente alegre, la alegría de la gente, su comportamiento e incluso la procesión que vi en Nápoles fueron vivencias que me motivaron a componer. Pero dígame Herr Bach, no tendrá usted nada que ver con que se toque mi música.

-B: Por supuesto que no, usted es un compositor tan importante como cualquiera de nosotros. Mendelssohn será famoso por siempre.

-M: Es que desde que saqué del olvido su Pasión según San Mateo dice la gente que soy su protegido

-B: ¡Que digan lo que quieran! Desde luego volver a mostrar al mundo la Pasión fue algo por lo que la humanidad estará siempre en deuda con usted, sin ese concierto de 1829 nada en la música sería lo mismo pero sus éxitos son solo suyos

-M: Y ¿Qué más tocará la Orquesta Sinfónica de Torrevieja?

-B: Será el triple concierto de Herr Beethoven lo que inicie la velada, sin duda han tenido muy buen gusto a la hora de elegir el programa. Se lo diré en cuanto  lo encuentre, seguro que le aumentará su ego todavía un poco más

-P: Seguro que sí, además fue una obra que le trajo muchos sinsabores, tardó tres años en conseguir estrenarla después de haber enviado el manuscrito a la imprenta. En esa época estuvo a punto de marcharse a Westfalia con Jerónimo Bonaparte

-B: ¡Vaya! No le hacía tan conocedor de la vida de Beethoven Signore Paganini

-P: Herr Bach, un buen violinista tiene que conocer a fondo a quien ha escrito las más brillantes páginas para su instrumento

-B: Le agradará mucho saberlo, le hablaré de usted, quizás así consiga hacerle salir de su lista negra.

De repente los tres quedaron en silencio al ver pasar a casi todos los habitantes del olimpo en dirección al lugar donde se había establecido John Cage

-¡Vamos! ¡Démonos prisa! debe de haber ocurrido algo muy importante para que vayan todos juntos hacia allá

CAPÍTULO VIII

Una multitud rodea a alguien, pero desde su lugar no pueden verlo. En medio del bullicio escuchan una orquesta lejana que interpreta una obra de Ives, luego otra de Gerswhin, inmediatamente Bernstein, unos segundos y Elgar, Beethoven…Las obras se van sucediendo a gran rapidez. Detrás de la muchedumbre, y sin campo de visión, quedan Mozart, Bach, Beethoven, Mendelssohn y Paganini

-Hágame el favor Félix, usted y el signore Paganini, que son más jóvenes, rompan esa muralla humana y vuelvan a contarnos lo que está pasando

-Por supuesto, así lo haremos, no se vayan de aquí o, mejor, aléjense un poco, no vaya a ser peligroso

Mendelssohn y Paganini se van abriendo paso aprovechando las formas poco caballerosas del segundo y, mientras tanto, los tres maestros se separan unos metros de la multitud

-No tengo buenas sensaciones, algo malo va a ocurrir

-Her Beethoven, usted siempre con su pensamiento sombrío, seguro que se trata de algo divertido

-Y usted siempre pensando en la fiesta Herr Mozart. ¡Miren, por allí vuelven! Y traen cara de espanto

-Tienen que ver esto, es algo increíble. Monsieur Boulez y John Cage han puesto unos cables gruesos conectados a un palo alto al que llaman antena y  tienen encima de una mesa un artilugio al que nombran como  “ordenador  conectado a internet”, que no sé lo que es. Es inimaginable, tiene las letras pintadas en la parte horizontal y la vertical es como un espejo en el que aparecen todas las cosas que ellos escriben: orquestas tocando ¡Miles de orquestas! Una tras otra tocan todo lo compuesto en algo que se llama youtube o algo así; si quieren conocer la  historia de nuestras vidas, hasta el último detalle dicen que nosequepedia se lo cuenta; también hay miles de partituras, todas nuestras obras. Es algo maravilloso y a la vez horripilante. Volvamos, vayamos a enterarnos de algo mejor

-Espere un momento Paganini ¿También pueden ver la programación de la Orquesta Sinfónica de Torrevieja?

-No sólo la de esa orquesta, sino la de cualquier orquesta del mundo, incluso pueden comprar las localidades para los conciertos sin moverse de esa mesa y ¡Sin dinero!

-Vayan ustedes y luego vengan a informarnos

Los tres maestros se marchan pensativos en sentido contrario. Durante un buen trecho ninguno habla; cuando se han alejado lo suficiente y se sienten seguros de oídos ajenos, comienzan a charlar

-Ahora tendremos que pensar en algo para seguir teniendo el control del olimpo, ese cacharro va a ser muy peligroso

- No se preocupe Herr Bach, sólo tienen uno y se pelearán por él, o mejor, lo haremos desaparecer

-No crea que va a ser tan fácil, Herr Mozart, sé cómo funciona la envidia, dentro de poco tiempo, todos querrán tener uno y no tardarán mucho en tenerlo

-Lo que más siento es que ya no podré  mandar a los jóvenes a por noticias a la tierra

-Pero, ahora que estamos solos, acláreme Herr Beethoven ese interés desmedido por la Orquesta Sinfónica de Torrevieja

- No es nada especial, me comentó mi amigo Albéniz que llenaban un inmenso auditorio cada vez que tocaban y pensé que una manera de premiar su trabajo sería  que todos aquí la conocieran.

-Y si Albéniz le informaba del público que asistía ¿No podía haberle informado también de la programación de la orquesta?

-No sólo me informó meses antes de iniciarse la temporada, sino que me trajo la programación en papel satinado, notas a los programas, recortes de prensa…menudos son estos españoles cuando algo les funciona bien

-Entonces ¿Para qué los mandaba a un viaje tan largo?

-Sencillo Herr Bach. Si aquí ya no podemos componer, en algo tendremos que divertirnos  ¿No?

FIN


No han aprendido nada

Escrito por hugovaleroeldiadeloslocos 18-01-2016 en Lo que pienso ahora. Comentarios (0)

Miércoles por la mañana, necesito ir al banco a realizar una gestión que no pude efectuar por internet. Han cerrado muchas oficinas para recortar gastos y la cola ante la ventanilla es considerable, guardo mi turno pacientemente. Me entretengo con el móvil, mando Whatsapp innecesarios que quizás molesten a los receptores, mientras tanto avanzo despacio hasta quedar a la altura de la mesa de uno de…(la verdad es que no sé cómo llamar a esos trabajadores de banca que ocupan un puesto intermedio entre el de la ventanilla y el director) de un comercial, decidido. Trajeado, repeinado, con la piel brillante y el verbo fácil. Frente a él un cliente que peina las canas que le quedan desde hace más de veinte años, la cara con surcos de años vividos, gafas bifocales (la edad no perdona) y sentado como si quisiera marcharse. Me permito ser indiscreto y agudizo el oído:

-…Y si contratas el depósito (pese a la avanzada diferencia de edad lo tutea para parecerle cercano) te ofrecemos sin cuota la tarjeta mediterránea para personas mayores sin cuotas pero sin cuotas de verdad no como otras que dicen sin cuotas y luego cobran al segundo año además podemos hacerla a crédito o a débito y si la hacemos a crédito con un interés de demora bajísimo que casi no se va a notar desde luego el deposito puedes retirarlo cuando  quieras sin perjuicio del capital y con una pequeña retención de los intereses y lo más interesante es que por lo mismo te incluimos un seguro de accidentes en casa porque tú ya es mayor para un seguro de vida que te retendremosdelosinteresesdevengadosencasodequeleseainteresanteloúnicomalodeestoesqueestaoferttaanincreíbleacabamañanaylomásseguroesquenolaprorroguenconloquetendríasquedecidirtehoymnismo…*

Mi cola terminó, hice mi gestión y me marché mientras la salmodia continuaba

Hijos de puta

No han aprendido nada y, quizás, si se lo permitimos, nosotros tampoco

*No se me olvidaron los signos de puntuación ni los espacios, el comercial hablaba así


Respuesta que nadie leerá (o casi nadie) y con la que nadie ( o pocos) estarán de acuerdo (me gustaría equivocarme)

Escrito por hugovaleroeldiadeloslocos 26-10-2015 en Pensamientos al día. Comentarios (0)

Voy a reproducir la respuesta del alcade de Antibes ( Francia) a padres musulmanes que pedían la supresión de la carne de cerdo en las cantinas escolares e iré contestando en negrita lo que pienso de cada punto.


Los padres musulmanes piden la supresión de la carne de cerdo en las cantinas escolares (No deberían pedir la supresión si no un menú alternativo, igual que existe para celíacos u otro tipo de alérgicos)y el alcalde de la región les deniega la solicitud.( Podría haber pensado en otra alternativa en vez de buscar el aplauso del populacho)

- Para que los musulmanes comprendan que deben adaptarse a Francia, a sus costumbres, a sus tradiciones, a su modo de vida, ya que son ellos los que han elegido emigrar. ( Me parece correcto que se adapten a las costumbres del país en el que viven, pero eso de que han elegido emigrar ¿ Cual era la otra opción? Morir joven, pasar hambre, no poder educar a sus hijos. ¡Hay que ver como son estos musulmanes, emigran por nada!

- Para que comprendan que deben integrarse y aprender a vivir bien en Francia. (El alcalde empieza a ser redundante ¿No tiene más argumentos?

- Para que comprendan que son ellos los que deben modificar su modo de vida y no los franceses, que los han acogido generosamente.( Generosamente no ¡Con los brazos abiertos! ¿De dónde sacarían si no la mano de obra barata y gente que hiciera todos los trabajos que los franceses no quieren hacer)

- Para que comprendan que los franceses no son xenófobos ni racistas, puesto que han aceptado a numerosos emigrantes musulmanes (Seguro que el alcalde está mucho más puesto en historia de Francia que yo, y no le costaría recordar que la primera "acogida" importante de inmigrantes musulmanes la tuvieron en 1962 tras el final de la guerra de independencia argelina y "le dieron la bienvenida" a todos los argelinos que lucharon en el bando francés según los acuerdos de Evian. Pero no es conveniente rememorar los desmanes de la Francia colonial. (al contrario que los musulmanes, que no aceptan a los extranjeros no musulmanes en sus paises). Aquí como en todo, cada uno arrima el ascua a su sardina pero no todo es lo que parece, por supuesto que existen los integristas sin embargo leer todas las opiniones puede ayudar a tener la propia https://alvisepf.wordpress.com/2015/01/19/algunos-de-los-mayores-mitos-occidentales-sobre-el-islam-y-los-paises-musulmanes/  http://ivemo.org/los-cristianos-en-los-paises-islamicos/

Como el alcalde se despachó a gusto y el texto es bastante largo solo un par de puntualizaciones más relacionadas:

- A los musulmanes, a los que molesta la laicidad y que no se encuentran bien en Francia, les recuerdo que existen 57 magníficos países musulmanes en el mundo, la mayoría de ellos medio poblados y dispuestos a recibirlos con los brazos abiertos para respetar la ley de la sharia.

- Preguntaos sólo una vez : ¿Por qué se está mejor en Francia que en el lugar de dónde venís? Pues, en efecto, el menú con carne de cerdo forma parte de la respuesta.

Porque en el siglo XIX los europeos arrasaron (o arrasamos) África, Asia y todo lo que estuvo a nuestro alcance ( incluidos los 57 magníficos países musulmanes). Se enriquecieron a costa de empobrecer a aquellos que colonizaban acabando con sus recursos naturales, sometiendo a la población por la fuerza e imponiendo un comercio desigual que condenaba al subdesarrollo al colonizado. Y el que no lo crea que lea a cerca de la fiebre del caucho ( se calcula que Leopoldo de Bélgica ocasionó la muerte de 8 millones de personas en el Congo) o mire la situación actual de esos países.

Volviendo al principio, creo que un poco de pollo bastaba ya que si tiramos mucho de la manta quedarán al aire nuestras vergüenzas.